10 consideraciones relativas a los impuestos y a los informes para los contribuyentes estadounidenses con conexiones en el extranjero

de lectura

Con el inicio de la temporada fiscal 2023 para el ejercicio fiscal 2022, las personas y las empresas con vínculos fiscales en el extranjero deben tener en cuenta consideraciones adicionales.

Aunque en el ejercicio fiscal 2022 no entró en vigencia ninguna ley fiscal estadounidense importante para las empresas internacionales, los requisitos de informes se han complicado en los últimos años, ya que Estados Unidos trata de captar ingresos fiscales adicionales procedentes de empresas y transacciones internacionales.

Las siguientes son algunas cuestiones que hay que tener en cuenta para la planificación de impuestos internacionales en esta temporada de impuestos.

1. Comprender cómo puede afectar a los impuestos una adquisición o una caracterización de la estructura de la empresa

Cada vez que una persona física o una empresa extranjera adquiere una participación en una empresa estadounidense o en un bien inmueble estadounidense, deben tenerse en cuenta las repercusiones fiscales estadounidenses al momento de estructurar la adquisición de la empresa o el bien inmueble estadounidense. Los impuestos sobre la renta son una consideración primordial, pero las personas físicas también querrán tener en cuenta las implicaciones del impuesto sobre el patrimonio estadounidense y trabajar con sus asesores para equilibrar ambos tipos de impuestos.

Las transacciones de bienes inmuebles requieren consideraciones especiales, sobre todo para los extranjeros que venden bienes inmuebles en Estados Unidos. Por ejemplo, la Ley del Impuesto sobre Inversiones Extranjeras en Bienes Raíces (FIRPTA) pretende garantizar que las personas físicas o empresas extranjeras paguen impuestos estadounidenses cuando enajenen bienes inmuebles en Estados Unidos. El comprador es responsable de recaudar los impuestos sobre dichas ventas y remitir los fondos al IRS.

Según las normas de la FIRPTA, se retiene en concepto de impuesto el 15 % de los ingresos procedentes de la venta de bienes inmuebles por extranjeros. Sin embargo, la definición exacta de "ingresos" puede variar en función de cómo se caracterice la transacción según las normas del IRS. Dicha disposición puede caracterizarse como ventas, transferencias, donaciones, reembolsos o liquidaciones. La estructura de la compra puede cambiar la caracterización de la transacción, lo que a su vez puede cambiar las implicaciones fiscales.

Otra consideración para los propietarios de bienes inmuebles es la segmentación de costos para acelerar la depreciación de los activos de bienes inmuebles. La segmentación de costos requiere que se haga un estudio, que debe efectuarse antes de la presentación de cualquier declaración fiscal.

Si es posible, consulte con un asesor de impuestos internacionales durante las primeras fases de cualquier adquisición o venta internacional. Un profesional con experiencia en impuestos internacionales puede ayudarle a comprender la mejor manera de estructurar y caracterizar cualquier adquisición o venta para minimizar las consecuencias fiscales.

2. Declarar los dividendos con fines fiscales

El pago de dividendos a individuos accionistas extranjeros está sujeto a determinadas normas de retención fiscal en Estados Unidos, y puede crear una doble obligación fiscal estadounidense: además del impuesto de sociedades sobre los beneficios, el individuo puede estar sujeto al impuesto sobre la renta sobre el dividendo. El impuesto sobre los dividendos puede reducirse en virtud de convenios fiscales para algunas personas físicas extranjeras.

3. Actualizar los estudios sobre precios de transferencia

La legislación fiscal estadounidense establece que las empresas que llevan a cabo transacciones con filiales extranjeras deben realizar estudios contemporáneos de precios de transferencia para demostrar que dichas transacciones se efectúan en condiciones de igualdad. Estos estudios deben realizarse antes de que se produzca la transacción, y no después. Si bien las empresas, en general, solo deben proporcionar el estudio al IRS durante una auditoría, los estudios deben actualizarse periódicamente. Con la inflación del año pasado, muchas empresas necesitarán estudios actualizados sobre precios de transferencia.

4. Completar la presentación y la retención de las transferencias de fondos o préstamos entre empresas

Las empresas con filiales deben prestar atención a las transferencias o aportes de capital entre empresas porque pueden estar sujetas a impuestos.

En algunas situaciones, las transferencias de dinero entre empresas relacionadas pueden clasificarse como préstamos entre empresas; para ello se requiere documentación legal específica, y la empresa que recibe el dinero debe pagar intereses.

La mayoría de las empresas que pagan intereses a un prestamista extranjero, incluida una empresa matriz o filial, están sujetas a requisitos de retención. Existen algunas exenciones a los requisitos de retención para las empresas de cartera cuando una entidad extranjera presta dinero a una empresa estadounidense relacionada. Además, la transferencia de fondos por parte de una empresa estadounidense a una filial extranjera da lugar a determinados requisitos de presentación.

Considere la posibilidad de contratar a un asesor fiscal de Estados Unidos con experiencia en impuestos internacionales para que le ayude a cumplir los requisitos de presentación y retención.

5. Revisar los pagos a consultores extranjeros

Las empresas que pagan a consultores externos extranjeros deben cumplir requisitos relacionados con la documentación, la declaración y la retención de impuestos. Este es un buen momento para revisar los registros de dichos pagos, incluidas la confirmación de que los consultores están clasificados correctamente como residentes fiscales extranjeros o nacionales y la confirmación de que tiene los formularios W9s y W8 actualizados.

Muchas empresas olvidan o pasan por alto erróneamente las retenciones o presentaciones obligatorias, lo que puede dar lugar a sanciones.

6. Los ingresos globales intangibles de baja tributación (GILTI) pueden aplicarse a su empresa estadounidense

Las normas del IRS en torno a los ingresos globales intangibles de baja tributación (GILTI) han hecho que muchas personas estadounidenses estén sujetas a impuestos nacionales cuando antes no lo estaban. Actualmente se trata de un impuesto GILTI que se aplica a los beneficios de las filiales extranjeras calificadas de empresas estadounidenses. La tasa impositiva efectiva sobre las ganancias en el extranjero es del 10.5 % para una corporación estadounidense, pero puede ser superior para los contribuyentes no corporativos. Sin embargo, la normativa reciente prevé que las ganancias que superen el 18.9 % queden exentas del impuesto mínimo.

7. Personas físicas: comprender si el individuo tiene conexiones de impuestos internacionales

Si usted es extranjero y tiene un negocio o bienes inmuebles en Estados Unidos, o ha pasado más de unas semanas en el país, puede estar sujeto al impuesto sobre la renta estadounidense, aunque no sea ciudadano estadounidense ni tenga el permiso de residencia. Las personas que no son residentes podrían estar sujetas a impuestos a las ganancias en los EE. UU. si tienen una presencia considerada "sustancial" en un año dado, es decir, si pasaron al menos 31 días en los EE. UU. durante el año fiscal, así como un total de 183 días durante un período de 3 años.

Los ciudadanos estadounidenses, los residentes y las personas consideradas estadounidenses a efectos fiscales están sujetos a tributación por su renta mundial. Si pertenece a alguna de estas categorías, debe declarar sus intereses financieros en todo el mundo, incluidos determinados intereses en fideicomisos extranjeros.

Su asesor fiscal puede ayudarlo a saber si es usted estadounidense, así como qué intereses debe declarar y por cuáles debe pagar impuestos.

8. Personas físicas: en caso necesario, solicitar un número de identificación de contribuyente individual (ITIN)

Un número de identificación de contribuyente individual (ITIN) es un número de tramitación fiscal federal proporcionado por el IRS a personas extranjeras que no reúnen los requisitos para obtener un número de Seguro Social. Los ITIN se utilizan para declarar rentas y otros ingresos gravables en Estados Unidos, presentar declaraciones del impuesto federal sobre la renta y solicitar devoluciones de impuestos. La mayoría de los extranjeros que hacen negocios en EE. UU. necesitan un ITIN, y muchos no lo saben.

El proceso para obtener un ITIN puede ser complicado y suele durar varios meses (o más). Si no tiene un número de Seguro Social o un ITIN, hable cuanto antes con un asesor fiscal que tenga experiencia internacional. Si necesita un ITIN, su asesor puede guiarlo y controlar el proceso, así como mantenerse en contacto con el IRS para resolver inquietudes y determinar el estado del proceso de solicitud. Aunque la declaración y presentación de impuestos puede comenzar sin un ITIN, es más probable que el papeleo se pierda y se retrase sin él.

No todas las personas extranjeras con responsabilidad fiscal en EE. UU. deben tener un número de Seguro Social o un ITIN. Por ejemplo, las personas físicas que soliciten los beneficios de determinados convenios fiscales pueden no necesitar ninguno de los dos números.

9. Consideraciones futuras de impuestos internacionales

La Ley de Transparencia Corporativa, promulgada en 2021, exige la declaración de un beneficiario efectivo final (UBO) por parte de cualquier entidad constituida en EE. UU. y propiedad (total o parcial) de una persona o personas físicas, o de una empresa. El requisito entrará en vigencia a partir del 1 de enero de 2024 y los requisitos finales de información se publicaron en octubre de 2022.

Además del informe sobre la titularidad del beneficiario final, las empresas también deben ser conscientes de que se supone que la tasa mínima global del impuesto de sociedades se establecerá durante el año 2023. Estados Unidos es uno de los más de 135 países que han firmado un acuerdo que busca exigir a las grandes empresas una tasa impositiva mínima del 15 %. El objetivo es desincentivar el traslado de beneficios e ingresos fiscales a países de baja tributación. Estados Unidos todavía no ha aprobado ninguna ley para aplicar este acuerdo, pero eso podría cambiar en el futuro.

10. Mantener un contacto frecuente con sus asesores

Es posible que los inversores y las empresas extranjeras desconozcan el potencial de las obligaciones fiscales estadounidenses, y que las empresas estadounidenses que acaban de expandirse internacionalmente no sepan cómo hacer frente a todas las declaraciones, retenciones e impuestos exigidos. Un asesor en impuestos internacionales puede ayudarlo a identificar y encontrar soluciones a cualquier problema potencial que pueda afectar su negocio, los impuestos de sociedades o a personas físicas, y cualquier transacción que esté considerando o que esté en curso.

Un asesor también puede ayudarlo a mantenerse al día de cualquier cambio fiscal reciente, como las nuevas orientaciones sobre los Anexos K-2 y K-3, que proporcionan cierto alivio a determinados contribuyentes en lo que respecta a la presentación del formulario.

Comuníquese con el equipo de impuestos internacionales de Kaufman Rossin para que lo ayude a comprender sus obligaciones y oportunidades de impuestos internacionales.


Carlos A. Somoza, JD, LL.M., es socio en impuestos internacionales en Kaufman Rossin, una de las 100 principales compañías certificadas de contaduría pública y asesoramiento de los EE. UU

Maria Toledo, CPA, MST, es socia de Impuestos Internacionales de Kaufman Rossin, una de las 100 principales empresas certificadas de contaduría pública y asesoramiento en EE. UU.

Enviar una respuesta

Su dirección de email no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Respetamos su información personal. Revise nuestra Política de Privacidad para obtener más detalles.